De lecturas y escrituras exploratorias

En el transcurso del encuentro de abril del Programa “Circuito de visitas a las bibliotecas” exploramos las posibilidades que brinda la lectura para intentar textos (o mejor aún pre-textos) que habiliten a los lectores más jóvenes a “leer como escritores” según la acertada expresión de Josette Jolibert.

DSCN8480

Compartimos la desopilante historia de “Carmela“, el cuento de Graciela Montes (en “Amadeo y otros cuentos” Edit. El Ateneo 1985) y propusimos otros problemas que pudieran suscitarse en caso de que esta mujer “de cara redonda y colorada, bien agarrada con un rodete”, cometiese el descuido de decir algo que se convirtiese en lo dicho.

Disfrutamos de “Secreto de familia” de Isol (Fondo de Cultura Económica. 2003) y nos imaginamos a los Troncoso, los Reales, los Solari, los Montes (talados indiscriminadamente!)

Para quienes nos habíamos encontrado en la Biblioteca Pública Municipal de Comodoro Rivadavia, la tarde transcurría como una ocasión para la alegría y la risa pronta desde obras literarias que recreaban para nosotros la cotidianidad con ojos extrañados.

DSCN8482De la mano de Iris Rivera en “El cazador de incendios” (Edelvives 2009) hubo que inventar un final en dúos. La complejidad de escribir manteniendo cierta coherencia con la trama y permitiéndose saltos imaginativos, de establecer acuerdos con otro para producir un texto que recuperase las ideas de ambos, de mantener -al menos- algunos aspectos de la poética de la autora, obligó a avances y retrocesos, a participar de la demora que requiere siempre el escribir y que se reclama el decir polisémico en el texto literario.

Ema Wolf y “La aldovranda en el mercado” (Sudamericana. 2004) proporcionó un nuevo reto: con sólo tres oraciones (una al inicio, otra central y el remate final)  había que escribir una historia ¿coherente?…. ¿sería posible con semejante introducción? Allí, peleando con las restricciones que imponía al escribir empezar diciendo: “La aldovranda vesiculosa entró en el mercado”, los participantes desplegaron escenas, convocaron lecturas previas, pelearon con significaciones uniformes y produjeron algunos pre-textos  en condiciones de replicabilidad en los escenarios de trabajo habituales. Pues de eso se trata el Circuito de pensar posibles modos de acercar la experiencia de la lectura a la vida de los lectores más jóvenes que vienen a nuestras bibliotecas o que deseamos convocar en el futuro.

De la mano de “Los misterios del Señor Burdick” (Chris Van Allsburg. Fondo de Cultura Económica. 1996) cerramos un encuentro dedicado a la caza furtiva de sentidos (Michel  De Certeau…), a la posibilidad de intentar escrituras, a reinventar las prácticas de mediación cultural que solemos sostener.

En mayo el encuentro será en la Biblioteca Sofía Moll de Milton.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: