Estos meses estuvimos en la cocina…

Sí, como dice el título de este post, hemos transitado estos últimos meses cocinando. Estamos poniendo a hornear el libro que, con los aportes de nuestras visitas de los últimos años: Cecilia Bajour, Liliana Bodoc, María Teresa Andruetto, Ani Siro y María Cristina Ramos y los ponentes y conferencistas de las Jornadas Regionales de LIJ: Iris Rivera y Eduardo Abel Gimenez , venimos aprontando para servir y convidar pensares y prácticas, preguntas y convicciones… Y entre mails e idas al correo de analógico (¡ése que trae cartas escritas en papeles!), entre cesiones de derechos y acuerdos para buscar una tapa que anticipe lo que decimos y nos dice, estamos andando rumbo al deseo de publicar un libro, una síntesis de tanto que hemos compartido y seguimos construyendo.

Así, pusimos a rodar el “Taller de estrategias de lectura literaria” entre quienes trabajan en la Biblioteca Pública Municipal de nuestra ciudad y los Alfabetizadores del Programa de Alfabetización Aprendamos Juntos

 P1090558 biblioteca 2017

Y, además, ¡nos preparamos para la FERIA DEL LIBRO!!

Este año ofreceremos el Taller “Entonces el libro” obra de Alex Appella que recupera la edición de su libro de artista. Como hicimos el contacto con la autora, tendremos a nuestra disposición la Biblioteca Ambulante “La Valija”, con veinte ejemplares, que nos permitirán explorar un texto editado, ahora, como libro álbum  y que se quedará unos días más en Comodoro para circular entre otros colegas interesados en acercar esta obra entre los muchachos y las chicas más grandes del nivel secundario o los estudiantes del nivel superior.

20170706_160114

Creímos oportuno ofrecer una obra que recoge las experiencias familiares en tres continentes y entre dos guerras, una obra sobre las historias silenciadas en las familias, las migraciones forzadas, el horror de la guerra, la memoria… En el taller compartiremos posibilidades de trabajo con nuestros estudiantes a través de una experiencia que podrá transversalizar aprendizajes literarios, plásticos e históricos, pero sobre todo nos permitirá como mediadores abrir un diálogo exquisito con quienes compartimos la vida en las aulas: nuestros estudiantes. ¿Nos veremos?