Los gestos cotidianos leídos poéticamente

Desde la Cátedra(1) insistimos en hacerle lugar a la poesía en la vida cotidiana. La poesía que, al decir de Mercedes Calvo(2), “está en la mirada” se concentra en la obra que recomendamos hoy: ASÍ(3).

Nuevamente, entre los dobleces del formato acordeón , Ediciones de la Terraza, nos ofrece  la posibilidad de mirar  “barquitos de naranja“, de descubrir la inocencia de la cebolla o de reprochar que “lo bueno huela mal“.

Luciana Schwarzman nos lleva recorrer sensaciones, nos convida aromas y sabores, nos invita a leer poéticamente tanto el cultivar como el cocinar. Un texto escrito hace unos años que puede acompañar en estos tiempos en que la huerta y la cocina se han convertido en escenarios resignificados por el aislamiento que transitamos. Estos poemas breves juegan un magnífico contrapunto con las Odas de Neruda. Al convidarlos podemos ir al poeta chileno y confrontar sendas cebollas. A la experiencia del cultivo del morrón cantarle la oda al pimiento rojo . O, hundirnos en la fragancia del limonero de don Pablo y, desde allí, dejarlo crecer a nuestros pies, como propone Luciana  ¿Quién sabe? Tal vez algunos adolescentes se atrevan a probar primeras escrituras(4).

En línea estética con el texto literario, el acordeón despliega las obras  de Daniela Arias. Sutiles, las ilustraciones sugieren. Juegan elípticamente con el lector. Lo desafían, con delicadeza, a  construir sus propios significados¡Que de eso se trata leer!, como tantas veces hemos reflexionado.

¡Con los abrazos del poema final, van los augurios de abrazos que ya nos daremos nuevamente!

 

 

(1) Cátedra Libre depende de la Secretaría de Extensión Universitaria (Dirección de Cultura) Universidad Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco”

(2) Calvo, M. (2015). El encuentro con la poesía. En Tomar la palabra. La poesía en la escuela. México: Fondo de Cultura Económica

(3) Shwarzman, L. y Arias, D. (2016) Así. Córdoba: Ediciones de la Terraza

(4) siempre recomendables los dos ciclos de los programas SUSURRO Y ALTAVOZ que produjo Canal Encuentro. Disponibles aquí

“…sembrador de palabras…”

Hoy recomendamos leer con los chicos, también, a Pablo Neruda. El poeta que coleccionaba botellas y juguetes y mascarones de proa, el poeta que Elsa Bornemann, en el cuento que compartimos hoy, homenajea en la antología Un elefante ocupa mucho espacio.

En Pablo(1), Bornemann se refiere a la muerte del poeta en apenas un renglón “…Esa era la casa de Pablo, que acababa de morir…” y ese momento queda resignificado en la experiencia poética de las gentes del pueblo. 

Encuentro en la alusión a Neruda como el “sembrador de las palabras“, una referencia a cada uno de nosotros: los mediadores. Por eso, esta publicación es una invitación a repensar nuestro rol, una invitación a salirnos de los lugares más cómodos para habilitar experiencias amplificadoras del mundo simbólico de nuestras chicas, de nuestros chicos y también del nuestro(2)

Los versos del Libro de las preguntas(3) que cierran el video, son eso: un desafío para nuestras comunidades de lectores, una ocasión para interrogarnos poéticamente, una oportunidad para instalar la metáfora en los intercambios cotidianos y ¿quién nos dice?, tal vez, la puerta para iniciar experiencias de escrituras mínimas.

El augurio de hoy, entonces, es que “los versos de Pablo [se repitan] una y otra vez, una y otra vez...

(1) Bornemann, E. (1987). Pablo. En Un elefante ocupa mucho espacio. Buenos Aires: Ediciones Librerías Fausto. Vale la pena detenerse en el epílogo del libro: un libro multipremiado y también prohibido, que recuperamos con la llegada de la democracia.img203

(2) Un documental que puede proporcionarnos, en tanto mediadores, una entrada al mundo de Neruda puede verse aquí

(3) Neruda, P. y Ferrer, I. (2014) Libro de las preguntas. Valencia: Media Vaca. Pueden disfrutar algunas páginas y un interesante análisis haciendo click aquí